El navegante solitario, de Rodolfo Petriz

31/1/2020

"Sin ser una persona acaudalada, Vito Dumas se convirtió en el máximo exponente de un deporte elitista como era la náutica en su época en Argentina. Las grandes travesías que hizo, especialmente las dos primeras, las hizo con una gran escasez de recursos. Sin embargo, eso no hizo que desistiera de sus objetivos, más bien todo lo contrario. De hecho, durante la primera presidencia de Perón, recibió el gran reconocimiento del Estado Argentino. Reconocimiento que se le volvió en contra tras el golpe de estado de 1955 que derrocó al gobierno peronista, ya que fue menospreciado por los sectores antiperonistas de la Armada y la náutica nacional”, señaló el director, guionista y productor argentino Rodolfo Petriz en una entrevista al sitio web cinestel, a propósito de su meticulosa ópera prima, el documental El navegante solitario, actualmente en cartelera en el cine Gaumont.

 

Fimada en Francia, España, Uruguay y Argentina, El navegante solitario narra, con lujo de detalles, la historia de vida de uno de los más famosos navegantes en la historia mundial, un intrépido hombre de mar que realizó proezas inéditas. Estamos hablando de cuatro viajes épicos, uno de ellos nada menos que la vuelta al mundo en su barco Lehg II, en 1942, en plena Segunda Guerra Mundial. Y, por supuesto, sin compañía alguna. Literalmente, Vito Dumas en solitario. También, en aprehender la historia de Vito, también se aprehende buena parte de la historia de una parte del mundo y de la Argentina. Ese es un mérito singular e inesperado que brinda este documental.

A través de un uso exhaustivo de recursos más bien convencionales – testimonios, animación y ficcionalización de hechos pasados, material de archivo, lectura de textos escrito por Dumas – se traza un retrato con matices y aristas varias de un hombre inclasificable, una persona que marco un antes y un después en el mundo de la náutica a punto tal que Perón le asignó un papel importante en un proyecto náutico que, lamentablemente, luego no prosperó. Esto hizo que Dumas quedara ligado a ese proyecto y al peronismo en general, incluso cuando él no era peronista, lo que le valió ser objeto de calumnias y discriminación.

 

Tampoco le perdonaron que viniera de un hogar humilde, que no fuera “ilustrado” ni “sofisticado”, que fuera un “diferente” dentro del elitista mundo de la náutica argentina. Injustamente, con el paso del tiempo su figura fue perdiendo presencia y hoy en día es totalmente desconocida para las nuevas generaciones. Pero han quedado registros, como la excelente biografía "Vito Dumas, testimonios de la leyenda", escrita por Pablo Alonso y el investigador Ricardo Cufré. De hecho, Cufré y Diego Dumas, el nieto de Vito, son las dos figuras que brindan los testimonios más ricos en el documental de Petriz – aunque también los otros entrevistados suman puntos de vista que enriquecen notoriamente el relato.

Precisamente, lo más valioso de El navegante solitario es que la historia que narra nunca es unívoca ni simplona, siempre hay puntos y contrapuntos que hacen que la figura de Dumas gane en espesor y volumen al ir transcurriendo el metraje. Nunca, ni por un momento, se transforma en una figura de cartón de una anquilosada lección de historia. Así, no solo se conoce su importancia, sino que se la conoce de una manera en la que aparece como un ser humano complejo y hasta misterioso.

 

Por otra parte, el que el relato esté tan anclado en la palabra hablada, prácticamente sin cesar – testimonios, lectura de textos de Dumas, preguntas y respuestas varias, reflexiones – y que no explore mucho las posibilidades del diseño audiovisual hace que, por momentos, todo se torne un tanto cansino y así lo convencional pasa a ser ligeramente tedioso. Queda claro que aquí la búsqueda no estaba puesta en hacer un documental de creación o un documental de autor. Petriz eligió otro camino y esa elección, como todas, tiene sus contras. Quizás con un menor metraje, con más zonas de silencios y con una impronta realmente más creativa visualmente, el documental habría ganado en expresividad formal y resonancia emocional.

 

De todas maneras, que quede claro que tal como está es disfrutable y, más que nada, es necesario. Una historia como la de Vito Dumas no puede quedar en el olvido. Sobre todo, si es narrada con la precisión y minuciosidad que se merece.  

El navegante solitario (Argentina, 2019) Puntaje: 7

 

Escrita, dirigida y producida por Rodolfo Petriz. Fotografía: Rodrigo Sánchez Mariño. Montaje: Rodrigo Sánchez Mariño, Rodolfo Petriz. Sonido y música: Rodrigo Sánchez Mariño. Duración: 108 minutos.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

February 25, 2020

February 22, 2020

Please reload

Please reload

Presentado también en

 ¿Te gusta lo que lees? Dona ahora y ayúdame a seguir elaborando noticias y análisis. 

© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com