El acoso, de Michal Aviad

15/1/2020

“Muchos clichés que culpan a las mujeres impregnan nuestra cultura. A menudo, tanto  mujeres como hombres creen en ellos. Traté en la película de comprender las duras  consecuencias del acoso sexual sobre la víctima en su contexto completo: sus relaciones  con su esposo y sus hijos, y su capacidad para encontrar trabajo”, señala la directora israelí Michal Aviad a propósito de su nueva película, El acoso (Isha Ovedet), ganadora del premio a mejor actriz de la Academia Israelí.

 

El acoso narra la historia de Orna (Ben Shlush), a quien la vida laboral se le está haciendo muy difícil. Y no porque no tenga trabajo. De hecho, acaba de conseguir un muy buen puesto  en una compañía inmobiliaria y constructora. Un trabajo que necesita porque su esposo acaba de inaugurar su propio restaurant hace apenas unas semanas y todavía no hay ganancias a la vista. Es que se necesita una clientela estable y para eso hace falta tiempo. Mientras tanto, Orna es quien gana el dinero para mantener a su familia, que incluye tres hijos pequeños.

 

Lo que le está pasando en el trabajo es algo que, lamentablemente, le pasa a muchas mujeres: es acosada sexualmente por su jefe. Al principio no parece ser nada muy grave, solo algunos halagos fuera de lugar y cierta insistencia incómoda para quedarse trabajando juntos después de horas. Pero, de a poco, el acoso va escalando y ya hay contacto físico inapropiado y forzado. Primero son manoseos, después más que eso, aunque nunca se llegue a una violación. Pero no por eso el asunto es menos grave.

 

Así, la presencia del jefe, que esgrime falsas disculpas por su comportamiento (y después vuelve a atacar), se torna insoportable. Igual de condenable es la manipulación emocional que ejerce sobre Orna, ya que sabe muy bien que ella realmente necesita el trabajo. Abuso de poder y acoso sexual en el ambiente laboral, signos de una época deleznable. A decir verdad, esto ha ocurrido siempre, y quizás esta vez Orna tenga las herramientas para defenderse y salir bien parada. 

El acoso tiene en Ben Shlush a una actriz sobresaliente, y en eso reside buena parte del éxito de la película. Mientras otras actrices probablemente habrían sobreactuado un rol tan complejo, llenándolo de clichés y gestos obvios, Shlush opta por retraerse y explorar su personaje a través de gestos dubitativos, palabras entrecortadas, silencios elocuentes y una voz que se quiebra, todo en el momento justo y sin estridencias. También están los momentos de celebración por sus logros y por los premios que recibe. Pero, siempre hay algo oscuro que subayace. 

 

Porque aquí, en mayor o menor medida, la procesión va por dentro. Nada se da de golpe, todo es por acumulación y, al principio, el abuso puede tomar la forma del “malentendido”. Por eso, inicialmente, Orna no sabe muy bien cómo reaccionar. Y hasta puede llegar a culparse a sí misma, aún sabiendo que no hizo nada malo. Michal Aviad traza un poderoso y muy verosímil retrato de todo el proceso de abuso sexual y de cómo este proceso mina la autoestima y la confianza de una mujer.

 

Porque, incluso, es posible que el propio esposo de Orna no le dé el apoyo que ella necesite para enfrentar la situación. O, también, quizás ella no quiere abrumarlo con un problema más (aparte de la falta de clientela en el restaurant) y cree que puede resolver este problema por su cuenta. Pero, frente a los poderosos no se puede hacer mucho, al menos no de inmediato. Es necesario juntar coraje y animarse a perder para finalmente salir ganando.

 

En el registro del drama, sin un ápice de melodrama, El acoso despliega una mirada lúcida y empática, no desprovista de afecto hacia su protagonista, pero sin tensar las cuerdas innecesariamente. Y encuentra también una salida verosímil y lógica para su protagonista, aunque quizás el final sea un poco abrupto - un par de escenas más habrían creado un mayor impacto final. Pero eso es un detalle menor en una película que está tan a tono con los tiempos y que sabe cómo abordar una  problemática compleja sin simplismos.

 

Y lo que siempre uno va a recordar es el rostro de Ben Shlush, con la alegría de haber encontrado un nuevo trabajo y poder progresar, luego el miedo a perderlo, pasando por la confusión frente al acoso y luego directamente a la tristeza y la impotencia. Hasta que, finalmente, ese rostro quizás tenga una sonrisa y una mirada triunfantes.

El acoso (Isha Ovedet / Working Woman, Israel, 2018). Puntaje: 8

 

Dirigida por Michal Aviad. Escrita por Michal Aviad, Sharon Azulay Eyal, Michal Vinik. Con Ben Shlush, Menashe Noy, Oshri Cohen, Irit Sheleg, Dorit Lev-Ari. Fotografía: Daniel Miller. Montaje: Nili Feller. Duración: 93 minutos.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

March 29, 2020

February 25, 2020

February 22, 2020

Please reload

Please reload

Presentado también en

 ¿Te gusta lo que lees? Dona ahora y ayúdame a seguir elaborando noticias y análisis. 

© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com