DOC Buenos Aires - Los cordobeses

12/10/2019

Es un fenómeno del que se ha escrito bastante, y no por eso se han podido esclarecer las causas de la existencia de eso que con apuro y acríticamente se ha dado en llamar Nuevo Cine Cordobés. Por lo pronto, nadie podría desmentir que desde fines de la década del ’90 hasta nuestros días muchas películas, probablemente más de 100, se hicieron desde una provincia que hasta ese momento no había dado un apellido distintivo.

 

El cine cordobés contemporáneo se caracteriza por su variedad poética y una cierta discreción en casi todas las propuestas. La tendencia mayoritaria de sus realizadores se ha circunscripto a la ficción, aunque las tres películas más decisivas de esta cinematografía regional son tres documentales: Criada, Yatasto y La sensibilidad.


Esta selección dista de ser exhaustiva. Apenas recoge algunas películas de los últimos meses, pero basta para conjeturar algunas características vigentes en los realizadores que hacen cine desde y en Córdoba, que establecen, conscientes o no, una relación de continuidad con un esbozo de lo que puede llegar a ser con el tiempo una forma de tradición. 

En efecto, Construcciones evidencia una filiación con Yatasto, del mismo modo que ambas películas parecen inconcebibles si en el cine contemporáneo no hubieran existido En el cuarto de Vanda y Juventud en marcha. Esto no significa que Hermes Paralluelo y Fernando Restelli imiten a Pedro Costa, más bien han intentado apropiarse de una forma de trabajo, un concepto de la luz y las sombras y una predilección por filmar territorios inhóspitos. El deseo secreto de estos realizadores consiste en delinear un régimen sensible en el que no se desconocen las carencias y las derrotas, pero la estética a erigir no descansa sobre la falta y el nihilismo. En el cine de Restelli no se baja la cabeza; algo se afirma y hay intersticios para el placer.

 

En Apuntes para una herencia, de Federico Robles, también es reconocible su filiación, porque la aventura “negativa” que emprende el realizador para desterrar una historia familiar ligada al franquismo trabaja en la misma dirección que German Scelso en La sensibilidad. La visión incómoda sobre el terrorismo de estado en Argentina, a partir de la sensibilidad de dos clases antagónicas en el seno de la familia de Scelso, se repite en la familia de Robles, pero con otro rostro del fascismo. Además, los directores tienen una película compartida: El hijo del cazador no es justamente una película que haga concesiones.

 

El caso de Jazmín Carballo es singularísimo. Su primera película, Los besos, tenía una fuerza documental en el corazón de una ficción. La historia de amor fallida de aquel film estaba circunscripta a una comunidad juvenil flotante, ligada a la música y disociada de las asperezas sociales de todo orden. La protagonista de La cima del mundo parece salida de aquel film, pero no es una actriz sino una joven que aspira a ser cantante. Carballo se limita a observarla en su cotidianidad, y esto es suficiente para retratar la subjetividad propia de una edad, una clase y un tiempo, el nuestro, el de la era del espectáculo como forma de vida.

 

Un buen cineasta sabe que hay que prepararse para el azar. Quien sienta el deseo de filmar eso que llamamos real puede elegir un tema, encontrar a un personaje y visitar un territorio, pero más allá de la necesaria planificación el documentalista sale a la pesca. En un viaje de estudio, Restelli se acerca con su cámara a los maizales de una zona rural de Cuba y acompaña por un rato a los campesinos recolectando el maíz. El calor traspasa la percepción visual, la alegría de los hombres bajo el sol también. Una canción y el comentario azaroso de un campesino glosa una posición subjetiva que incluye una extensión del yo en un nosotros: “La tristeza para la funeraria; la alegría para los compañeros”, dice. Luego, otro hombre explicará el significado del término “guajiro”. La definición puede resultar un poco imprecisa, pero la pregunta con la que culmina es tan sorprendente como intimidante. El film no es otra cosa que el contracampo del lugar del espectador argentino (Roger Koza). 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

November 29, 2019

November 15, 2019

November 10, 2019

November 10, 2019

Please reload

Please reload

Presentado también en

 ¿Te gusta lo que lees? Dona ahora y ayúdame a seguir elaborando noticias y análisis. 

© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com