Las facultades, de Eloísa Solaas

10/8/2019

Las facultades, la ópera prima de Eloísa Solaas,  es un documental de observación que tiene como objeto de estudio a estudiantes de la UBA, de diferentes carreras, que se preparan para rendir sus exámenes finales. Jóvenes que atraviesan situaciones que hemos conocido todos: los nervios previos al examen, estudiar de memoria versus estudiar razonando, asimilar demasiada información en poco tiempo (porque el tiempo nunca alcanza cuando uno está estudiando), dudar de lo que sabe o, por el contrario, estar muy seguro, lo que también genera dudas, consultar con un compañero, cotejar conocimientos y conclusiones …

 

Así, estudiantes de botánica, anatomía, sociología, derecho penal, física teórica, piano y filosofía medieval (hay una lógica en por qué estas carreras y no otras, pero que el espectador la descubra por su propia cuenta) se enfrentan lo mejor que pueden al examen oral, el modo de evaluación más común en las universidades nacionales de Argentina. Para quienes son locuaces y seductores con las palabras, el examen oral les viene como anillo al dedo. Para los más tímidos y dubitativos, puede llegar a ser una vía crucis. Pero para todos es una instancia que tiene un resultado incierto. Y la ansiedad es común en todos.

 

En términos formales, Las facultades es impecable. Filmado con una cámara fija y en planos enteros y medios, a una distancia óptima de los estudiantes en distintos ambientes y situaciones, con un montaje que le da la duración exacta y necesaria a cada plano, este documental hace de la observación toda una experiencia. Se pueden articular distintas ideas, algunas de un modo más directo y otras no tanto, a medida que los diferentes estudiantes van desfilando frente a la cámara. Son siempre ellos los protagonistas, casi nunca quienes los evalúan, que están en fuera de campo. Se pueden trazar paralelismos y también confrontar lo que es dispar, y de esta manera los sentidos se van construyendo con el aporte de un espectador activo. La obra está abierta y es la mirada de quien observa la que la completa.

 

Sin embargo, los principios que rigen muchos documentales de observación son los que también marcan sus limitaciones y, eventualmente, sus puntos débiles. En Las facultades comienza a aparecer, ya promediando el metraje y de manera intermitente, cierta repetición que luego se transforma en redundancia. Por más detalle singulares que puedan tener estos estudiantes, al fin y al cabo están todos en un mismo escenario, haciendo lo mismo, atravesados todos por el mismo conflicto. Sí, hay diferencias, por supuesto, y hacen una diferencia. Si no, todo sería siempre igual. Pero también hay que señalar que el actor de observar no siempre significa descubrir, y no por observar mucho se va ver más y mejor. A veces, todo es más de lo mismo. De ahí entonces cierta morosidad en la narración que a veces atenta contra la propia esencia del documental.

 

Como ópera prima, Las facultades es promisoria. Se ve que hay una directora comprometida con su material y con una idea clara de cómo quiere que ese material llegue a su público. Solo es cuestión de esperar una segunda película para que tenga la oportunidad de ajustar mejor todas las coordenadas.

Las facultades (Argentina, 2019) Puntaje: 6


Dirigida por Eloísa Solaas. Fotografía: Esteban Clausse. Montaje: Pablo Mazzolo, Eloísa Solaas. Sonido: Nahuel Palenque, Augusto Bode. Duración: 77 minutos.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

November 29, 2019

November 15, 2019

November 10, 2019

November 10, 2019

Please reload

Please reload

Presentado también en

 ¿Te gusta lo que lees? Dona ahora y ayúdame a seguir elaborando noticias y análisis. 

© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com