Delfín, de Gaspar Scheuer

16/7/2019

Delfín (Valentino Catania) es un chico de 11 años que vive en una casa humilde, con su padre (Cristian Salguero), en las afueras de un pueblito en la provincia de Buenos Aires. Su vida cotidiana, como la de tantos otros chicos, es bastante repetitiva: va a trabajar, va a la escuela, va a pescar ranas con sus amigos, hace la tarea en casa, y no puede dejar de sentir fascinación por una maestra joven, buena y linda.

 

Y si bien todas estas actividades lo entretienen, lo que más desea hacer es otra cosa: ser miembro de la orquesta infantil de Junín, una ciudad vecina. Sabe tocar el corno francés, pero no sabe leer música. Eso no le importa demasiado, quiere tocar en la orquesta a toda costa. Pero para eso tiene que presentarse a una audición y no tiene plata para el viaje. Y su padre tampoco quiere acompañarlo. Claro que cuando a un chico se le mete algo en la cabeza, es casi imposible que se dé por vencido. Y Delfín es uno de esos chicos.

 

Gaspar Scheuer escribió y dirigió Delfín, su tercera película, y lo primero que salta a la vista es algo que tiene en común con sus películas previas, El desierto negro y Samurái. Y eso es la cuidada y expresiva fotografía. Scheuer es mayormente conocido por su trabajo como sonidista en unas 50 películas argentinas, por lo cual la banda sonora de su nueva película también es destacable. Así, sus historias se desarrollan en espacio-tiempo tan verosímil como atractivo. Formalmente, Scheuer es un director para tomar muy en cuenta.

 

Pero, a la vez, el principal problema que tienen sus películas está en el orden de lo narrativo. No porque sus guiones sean confusos, desprolijos o insustanciales. De hecho, es todo lo contrario, al menos en Delfín (en El desierto negro y en Samurái son otros los problemas narrativos). El gran problema acá es que todo está demasiado explicado, demasiado digerido para un espectador que no tiene que hacer mucho para completar la historia. Historia que, por otra parte, es relativamente predecible. Al menos tal como está contada aquí. Porque el potencial está y los conflictos que se plantean podrían ser explorados a fondo. Pero cierta superficialidad en la caracterización de los personajes no le juega a favor, como así tampoco insertar subtramas que luego se dejan de lado.

 

Sin embargo, las interpretaciones del elenco son convincentes. En mayor o menor medida, uno les cree a estas personas. Quizás por eso mismo la película levanta vuelo de tanto en tanto y la relación entre padre e hijo nunca  está forzada. Aún siendo una película despareja es posible empatizar con sus personajes. Esto, sumado al diseño de imagen y sonido, la hacen llevadera. Aunque uno no puede dejar de preguntarse cuánto interesante sería con una narrativa con mayor profundidad y matices. Pero eso no se puede saber. Porque esa película no fue filmada.

   

Delfín (Argentina, 2019). Puntaje: 6

 

Escrita y dirigida por Gaspar Scheuer. Con Valentino Catania, Cristian Salguero, Paula Reca, Marcelo Subiotto. Fotografía: Guillermo Saposnik. Montaje: Anabela Lattanzio. Música: Ezequiel Menalled. Sonido: Facundo Girón, Gaspar Scheuer. Duración: 92 minutos.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

November 29, 2019

November 15, 2019

November 10, 2019

November 10, 2019

Please reload

Please reload

Presentado también en

 ¿Te gusta lo que lees? Dona ahora y ayúdame a seguir elaborando noticias y análisis. 

© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com