Ama-San, de Cláudia Varejão

28/6/2019

 “La historia de las Ama-San comenzó hace aproximadamente un milenio y eso es algo que las distingue como pioneras de la condición femenina. Mientras los hombres salían de caza o pescaban en alta mar, generalmente durante largos períodos de tiempo, las mujeres, para poder mantener a sus familias, tenían que encontrar otros medios de sustento. Durante el invierno trabajaban en los campos y, cuando llegaba el clima más cálido, al estar cerca de la costa, se reunían en grupos, en la playa, para capturar mariscos. Luego vendían lo que lograban sustraerle al mar”, señala la cineasta portuguesa Cláudia Varejão a propósito de Ama – San, que se estrenó mundialmente en el festival Visions du Réel, recibió el premio al Mejor Film Portugués en el festival DocLisboa, y ahora se exhibe en forma exclusiva en la Sala Lugones hasta el miércoles 6 de julio.  

 

En japonés, ama-san significa, literalmente, mujeres del mar. Y las tres Ama-San de esta película se dedican, al igual que sus antepasadas, al buceo artesanal en busca de las perlas de las ostras. Tres mujeres que desde hace 30 años trabajan juntas en un pueblito de la Península de Shima y que gracias a esta tradición milenaria – ahora en vías de extinción – han logrado ser independientes, incluso a punto tal de generar la única entrada de ingresos para toda la familia.    

La realizadora Cláudia Varejão opta por un abordaje de carácter observacional, sin que su presencia aparezca en el mundo que está retratando. No hay entrevistas de ningún tipo, ni música incidental, ni una voz en off que dirija la lectura del relato. En cambio, hay planos largos con una cámara estática que registran cada uno y todos los aspectos del ritual de buceo – las mujeres se cubren su cuerpo con caucho negro, vendan sus rostros con telas blancas, tapan sus oídos, se ponen sus máscaras – , un ritual que se parece a una ceremonia religiosa desconocida para muchos. Porque si un documental se trata, entre otras cosas, de celebrar el descubrimiento, entonces Ama-San cumple esa expectativa con creces.

 

Pero no todo ocurre en el mar. Porque la mirada atenta y detallista de Varejão hace foco, también, en la vida de todos los días de estas tres mujeres. No es la vida de la gran ciudad sino la vida rural, que tiene otros rituales que en su ritmo apaciguado parecen  hablar de otros tiempos. La delicadeza en el trato, la sencillez en las costumbres, la afectuosidad en los vínculos: todo esto y otras cosas más se despliegan frente al espectador, testigo privilegiado si lo hay.

 

Y la belleza está en todos lados. No solamente en las reveladoras escenas subacuáticas o en aquellas que transcurren en el mar. Está también en los espacios que habitan estas mujeres - fotografiados con elegancia y refinamiento - y  está, sobre todo, en el espíritu de camaradería y pertenencia que las une. Quizás el detalle más elocuente sea, precisamente, la belleza de las ostras.  

 Ama – San (Portugal, Japón, Suiza, 2016) Puntaje: 8

 

Escrita y dirigida por Cláudia Varejão. Con Mayumi Mitsuhashi, Masumi Shibahara, Matsumi Koiso. Fotografía: Cláudia Varejão. Montaje: Cláudia Varejão, João Braz. Sonido: Takashi Sugimoto. Producción: João Matos, Leonor Noivo, Luísa Homem, Pedro Pinho, Susana Nobre y Tiago Hespanha. Reparto: Una producción Terratreme Filmes en coproducción con Mira Film. Duración: 112 minutos.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

November 15, 2019

November 10, 2019

November 10, 2019

Please reload

Please reload

Presentado también en

 ¿Te gusta lo que lees? Dona ahora y ayúdame a seguir elaborando noticias y análisis. 

© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com