La visita, de Jorge Leandro Colás

12/6/2019

"Casi la totalidad de la gente que va a visitar a sus familiares al Complejo Penitenciario de Sierra Chica son mujeres: esposas, madres, hermanas, hijas. Ellas, intentan, aunque sea por un rato y dentro del contexto de encierro, recomponer un espacio para la familia y para el amor”, dice Jorge Leandro Colás, guionista y director de La visita, un documental sin concesiones que fue estrenado en la competencia argentina del BAFICI 2019 y ahora es exhibido en Espacio INCAA Gaumont. 

 

Cada fin de semana, unas 500 mujeres – y apenas algunos hombres – llegan al pequeño pueblo de Sierra Chica para visitar a los detenidos. Dividido en tres grandes unidades, el complejo penitenciario tiene unos 4000 presos. A su alrededor hay un par de bares y pensiones que trabajan en forma exclusiva con estas 500 mujeres. Entre ellos están la pensión de Bibi y el bar del Gallego, dos espacios que el documental explora con una mirada tan empática como lúcida. Porque, en gran medida, de eso se trata: de las historias de vida, dolorosas y emotivas, de todas estas visitantes. Y de cómo ellas son un sostén afectivo indispensable para sus seres queridos.

 

Al mismo tiempo, surge un mapa de situación poco feliz. Y no estamos hablando del interior de la prisión, sino afuera. El ejemplo más acabado es el bar del Gallego, donde todo tiene un precio: dejar un bulto para guardar, calentar agua, ir al baño, usar o cargar un celular, envolver un regalo, o incluso quedarse haciendo tiempo. Aparte, algo hay que comprar, algo hay que tomar, algo hay que consumir. Y si bien los precios no son abusivos, son altos para las visitantes, que vienen con lo justo y, a veces, con menos que eso. Pero es lo que hay. Por otra parte, la situación en la pensión de Bibi es mucho más amigable. No solo es un espacio que, efectivamente, sirve para dar hospedaje sino también es un lugar de contención y de intercambio de experiencias. Un lugar con afectos. 

 

No debe haber sido fácil lograr que estas mujeres se mostraran tan naturales ante la cámara y así contaran sus historias íntimas y únicas. Da la impresión que Colás se ganó su confianza y les permitió hablar con total libertad. Por eso parece que su cámara es invisible y que ellas le hablan a un conocido o a una amiga. Y Colás también es lo suficientemente inteligente como para no permitir nunca que su Yo se haga presente de una manera invasiva. Porque son ellas las que importan.

 

La visita brinda un panorama general con algunos matices que es siempre honesto. También revela lo que está más allá de las palabras con imágenes que impactan: las mujeres esperando bajo la lluvia a que abra el portón de la prisión. Tal como señaló su realizador, son ellas las que parecieran estar cumpliendo una condena. 

 

Considerando la riqueza del material, hubiera sido deseable profundizar un poco más en alguna de las historias y también abordar otros aspectos de la problemática general, que solamente son mencionados. Con un foco dramático más preciso y un montaje más selectivo, La visita habría tenido mayor resonancia. Pero esto no quita que sea muy movilizante. Como ópera prima, es auspiciosa. Por eso dan ganas de ver cómo será la próxima película de Colás.   

La visita (Argentina, 2019) Puntaje: 6

 

Dirigida y escrita por Jorge Leandro Colás. Con Bibiana Simbrón, Emilio Melotto. Fotografía: Martín Larrea. Sonido: Carlos Olmedo, Rodrigo Stambuk. Montaje: Karina Expósito. Duración: 71 minutos.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

March 29, 2020

February 25, 2020

February 22, 2020

Please reload

Please reload

Presentado también en

 ¿Te gusta lo que lees? Dona ahora y ayúdame a seguir elaborando noticias y análisis. 

© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com