Volinia, de Wojciech Smarzowski, en el Festival de Cine Polaco

7/10/2018

Volinia (Volhynia), la última película del reconocido director polaco Wojciech Smarzowski, toma un tema que ha sido tabú en Polonia, y también internacionalmente, durante décadas: la cruenta masacre de 100000 polacos a manos del Ejército Insurgente Ucraniano (UPA), en las fronteras del este de la Polonia ocupada por los nazis. El UPA fue una guerrilla que surgió durante la Segunda Guerra Mundial como rama militar de la Organización de Nacionalistas Ucranianos y su objetivo principal era lograr la independencia de Ucrania. Durante la guerra lucharon contra los polacos, contras las fuerzas de ocupación nazis, y contra la URSS.

 

Smarzowski construye una ficción muy realista y bien documentada para exponer todo el horror de esta matanza, con una historia central narrada desde el punto de vista de una adolescente polaca, Zosia (Michalina Labacz), quien está enamorada de un joven ucraniano en la Polonia de pre-guerra, en 1939. Pero es obligada por su familia a casarse con un viudo mucho mayor que ella. Destrozada, Zosia se va a vivir con el viudo y cumple con su función de esposa, aunque siga enamorada del joven ucraniano.

 

Durante los cuatro años siguientes, la adolescente va a presenciar atrocidades de todo tipo en su pueblo. Primero, las invasiones de los soviéticos. Luego, la de los alemanes, que asesinan a todos los judíos. Después, la barbarie ocurre cuando los propios vecinos se convierten en los peores enemigos. La pregunta que sobrevuela toda la película es terriblemente dolorosa: ¿Cuáles son los límites de la violencia, si es que los hay?

 

Lo primero que salta a la vista es que Smarzowski es un maestro del realismo. Ni siquiera el más mínimo detalle ha sido dejado al azar, desde los aspectos más domésticos e intimistas hasta los hechos y episodios de mayor dimensión social y política. Narrada con fluidez y dinamismo, Volinia entrelaza la historia personal de su protagonista con las grandes tramas de la Historia. Lejos de ser una de esas monótonas películas de época que parecen salidas de un manual escolar, Volinia tiene suspenso y tensión, no es sentimentaloide pero tampoco evita las emociones, no se regodea en el horror pero no deja de mostrarlo desde bien cerca. Por eso, no es una película fácil de ver, aunque nunca se torna intolerable.

 

La interpretación de Michalina Labacz como Zosia es sobresaliente. Al principio, su serena belleza es lo que cautiva, en tiempos de algo parecido a la inocencia. Después, a medida que la guerra avanza, Labacz despliega un tour de force de sentimientos, siempre convincente. Su rostro y su cuerpo expresan todo el horror de la guerra, sus ojos son testigos de un infierno sobre la tierra, su espíritu no puede sino apagarse lentamente, aunque ella siga físicamente viva. Curiosamente, es un rol con muy poco diálogo, con lo cual la interpretación de la actriz cobra aún más importancia.  

 

Volinia es la primera película polaca que ha tocado este tema, ha sido un éxito de público en Polonia, y los críticos han comparado a Smarzowski con el gran director polaco Andrzej Wajda, considerando a Volinia como la película polaca más importante desde 1989. Sus más de 20 premios internacionales confirman la excelencia de una obra que no se olvida fácilmente. 

 

Festival de Cine Polaco

 

CIne Cosmos UBA

 

Domingo 7: 16:00 hs

Lunes 8:  19:00 hs

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

February 25, 2020

February 22, 2020

Please reload

Please reload

Presentado también en

 ¿Te gusta lo que lees? Dona ahora y ayúdame a seguir elaborando noticias y análisis. 

© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com