Una ciudad de provincia, en la Sala Lugones

28/4/2018

 

Una ciudad de provincia, la nueva película de Rodrigo Moreno que obtuvo una Mención Especial en  la Competencia Argentina del BAFICI 2016,  ahora se estrena en La Sala Lugones. Es un estricto documental de observación filmado con un rigor formal admirable y una verdadera coherencia estética, características ya propias de toda la obra de este cineasta. En distintos viajes a la ciudad de Colón, Entre Ríos, Moreno registró con una cámara muy atenta distintas partes y personajes de esta ciudad de provincia. Gracias a la magia del montaje, todas esas tomas se unen en una sola película que refleja algo de la cotidianeidad local durante un fin de semana.

 

Hay adolescentes que juegan al truco en la mesa de algún bar en la calle, otros que bailan y toman cerveza en el boliche, gente mayor que se junta en bares simplemente para charlar, un negocio de artesanías con sus vendedoras, dos amigas que lentamente recorren la ciudad en moto mientras comparten chismes sobre amigos en común, rugbiers en sus entrenamientos, músicos en una radio, y por supuesto el río, la playa, y algunos perros solitarios.

 

No hay conflicto ni drama alguno que una todos estos aspectos de la ciudad ya que la voluntad acá es la del registro puro, sin darle una progresión dramática y sin que la figura del realizador se haga evidente en el relato. Con estas reglas de juego, Una ciudad de provincia realmente captura muy bien el ritmo y el pulso de Colón a la vez que retrata a sus personajes con asombrosa espontaneidad y una mirada cariñosa y empática. Nada está ensayado para la cámara, nada luce artificial y por eso la sensación de autenticidad es inmediata. Hasta parece que uno está ahí junto a todos estos personajes anónimos.Todos estos son logros que no cualquier realizador sabe conseguir. Pero a Moreno experiencia y estilo no le faltan y eso se nota.  

 

Por otra parte, el registro sin un comentario de mayor peso por parte del director es un arma de doble filo. Porque sería interesante saber más acerca de qué siente o qué piensa Moreno respecto a lo que muestra, por qué tal o cual personaje o situación son particularmente significativos, qué motivó la elección de este o aquel lugar. Y esto no significa que se explique la película o que venga con “mensaje”. Sino que quizás haya una voz más fuerte respecto a eso que se pone en escena. También, un guión que deliberadamente evita todo crescendo y, en cambio, apuesta más a la contemplación y a la descripción puede no funcionar en más de una oportunidad.  De ahí entonces cierta morosidad y un contenido que a veces se vacía, al menos de tanto en tanto.

 

No hace falta decir que en una película con esta narrativa la subjetividad del espectador juega un papel importante. Para muchos puede ser una experiencia sensible y sobriamente emotiva que les permite conocer y compartir la intimidad de una ciudad mientras que para otros puede ser frustrante sentir que de eso que se ve no se termina sabiendo o explorando lo suficiente. Que cada uno se permita ver su propia película es la mejor sugerencia para acercarse a Una ciudad de provincia.     

 

Puntaje: 6

 

Del jueves 26 al domingo 29 de abril, a las 21:30. Miércoles 2 de mayo, a las 21:30. Del jueves 3 al miércoles 9 de mayo, a las 14. En la Sala Lugones, Teatro San Martín.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

August 20, 2020

August 20, 2020

August 20, 2020

Please reload

Please reload

Presentado también en

 ¿Te gusta lo que lees? Dona ahora y ayúdame a seguir elaborando noticias y análisis. 

© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com