La librería, de Isabel Coixet

21/4/2018

 

En Argentina, la catalana Isabel Coixet es mayormente conocida por el drama Mi vida sin mí (2003), protagonizado por Sarah Polley, una película con no pocas escenas genuinamente conmovedoras. También estrenó La vida secreta de las palabras (2005), con Sarah Polley y Tim Robbins, otro drama humanista no particularmente complejo, pero tampoco desdeñable. Hubo otras de sus películas que se vieron localmente, pero ninguna tuvo mucho éxito, ni de crítica ni de público.

 

Ahora llega La librería, ganadora de los premios Goya a Mejor Película, Mejor Director y Mejor Guión Adaptado. Basada en la novela homónima de Penelope Fitzgerald y protagonizada por Emily Mortimer, Bill Nighy, y Patricia Clarkson, la nueva película de Coixet transcurre en 1959 en un pueblo de Inglaterra y  narra la historia de Florence Green (Emily Mortimer), una joven y solitaria mujer viuda que decide abrir una pequeña librería, a pesar de la feroz oposición y rechazo de la comunidad. En particular, Florence tiene a su peor enemigo en la Sra. Gamart (Patricia Clarkson), que quiere que la casa que habita la recién llegada se convierta en un centro para las artes, por intereses puramente personales. 

 

Pero la librería finalmente se abre y con ella llegan Fahrenheit 451, de Ray Bradbury, y la controversial Lolita, de Vladimir Nabokov – entre otras grandes obras – y de a poco Florence comienza a abrirse camino y hasta a ganar un poco de dinero. Claro que esto hace que sus enemigos se enfurezcan aún más. Era sabido que eso iba a pasar.

 

Eventualmente, la joven viuda entabla una relación amistosa con el Sr. Brunish (Bill Nighy), un hombre mayor que ella, también un solitario, que vive aislado en una gran casa en las afueras del pueblo, y que también es mirado con ojos de desconfianza por el resto del pueblo. Cuando la situación se torne muy complicada para Florence, el Sr. Brunish demostrará ser un aliado inesperado. Quizás entonces la balanza se incline a favor de ambos.

Desde el vamos, hay que señalar que La librería tiene convincentes interpretaciones por parte de todo el elenco, aún cuando los personajes del Sr. Brunish y la Sra. Gamart no estén muy desarrollados. Son, más que nada, bosquejos y portadores de ideas, pero Nighy y Clarkson tienen suficiente oficio e inteligencia como para darles carnadura y hacerlos bien humanos. El personaje de Florence tiene más matices y un arco dramático más amplio y la actriz transita los distintos estados con autenticidad, siempre dando con el tono justo.

 

Aunque el mérito es de la novela, la premisa central es, en sí misma, interesante: una mujer en inferioridad de condiciones frente a su entorno decide luchar por realizar su deseo más preciado y lentamente se va empoderando. Pero la envidia, la mezquindad, y el materialismo de quienes gobiernan la zona tienen la fuerza para derrotar al más fuerte de los guerreros. Claro que la batalla es digna de ser reconocida.

 

Solo que tal como está desarrollada en la película la batalla tiene poco drama y un pulso débil. El primer tercio del metraje se encarga de establecer el conflicto de un modo claro y con un buen potencial dramático. Era lo que correspondía y está muy bien hecho. Pero el segundo tercio, simplemente reitera el conflicto una y otra vez,  como si no se hubiese entendido lo que ocurre.  Sí, es verdad que pasan cosas que van modificando la trama, pero dramáticamente estas cosas no tienen resonancia. No hay altos y bajos en la dramaturgia, no hay una curva que suba y baje, que vuelva a subir para luego bajar, reposar un poco, y después retomar su curso.   

  

Por eso, más allá de a un nivel superficial, no es fácil involucrarse con el conflicto ni con el derrotero de la protagonista. De no ser por el calibre de las actuaciones, más de una escena sería demasiada plana. Curiosamente, una historia que moviliza sentimientos intensos en sus protagonistas se torna distante para el espectador.  

 

Por otro lado, la fotografía es todo un acierto. El clima general de pesadez y hostilidad, con algunos felices destellos que surgen de pequeñas victorias, está expresado a la perfección en los tonos oscuros, apagados, fríos que pintan el cuadro cinematográfico. Sin subrayados y sin obviedades, el tratamiento visual tiene tantos matices como texturas. Y el diseño de producción acierta, también, con crear un universo que se ve y se siente tal como el conflicto lo pide. Ahí sí hay algo de drama.

     

Porque no hay duda de que Coixet filma con elegancia y cohesión estilística. Es en el guión donde están las dificultades de una película que podría haber llegado más lejos con un material tan rico.

La librería (The Bookshop, España, Reino Unido, Alemania, 2017). Puntaje: 6

 

Dirigida por Isabel Coixet. Con Emily Mortimer, Patricia Clarkson, Bill Nighy, James Lance, Frances Barber, Gary Piquer, Charlotte Vega, Richard Felix, Honor Kneafsey. Escrita por Isabel Coixet, sobre una novela de Penelope Fitzgerald. Fotografía: Jean-Claude Larrieu. Música: Alfonso de Vilallonga. Duración: 115 minutos.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

November 15, 2019

November 10, 2019

November 10, 2019

Please reload

Please reload

Presentado también en

 ¿Te gusta lo que lees? Dona ahora y ayúdame a seguir elaborando noticias y análisis. 

© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com