Cetáceos, de Florencia Percia

22/3/2018

Clara (Elisa Carricajo) y Alejandro (Rafael Spregelburd) se mudan a su nueva casa. A él se lo ve feliz, a ella no tanto. Pero él ni cuenta se da. Es que está a punto de viajar a Bologna por trabajo y no registra mucho más que eso. Por eso no sorprende que ella se quede sola con toda la casa desordenada, rodeada de cajas cerradas. Y en ese incómodo desorden aflora otro desorden, de carácter más personal. No se sabe bien por qué, pero Clara comienza a faltar a las clases que da como profesora universitaria, tampoco se junta con sus compañeros, fantasea con irse de viaje a algún lado (y eventualmente se va a un retiro espiritual con una profesora de yoga), y sale a tomar algo con un desconocido, un extranjero que es amigo de una vecina a quien casi no conoce.

 

Incluso le miente a su marido acerca de sus actividades cotidianas, quien la llama todo el tiempo via teléfono y Skype. Él, por supuesto, sigue sin darse cuenta de que algo no está del todo bien. Es que siempre está muy ocupando hablando de él mismo. Y ella pensando en ella. La desconexión, la sensación de que no pasa nada, la abulia, la apatía, lo monocorde de la existencia de Clara es bien palpable. Y también así aparece el absurdo de situaciones diversas que se dan en una deriva constante. El humor está siempre presente, pero asordinado, socarrón, nervioso. No solo en relación a Clara, sino también con aquellos que se cruzan en su vida, personajes singulares con excentricidades disimuladas.

 

Y aunque todo sea tan minimalista, se hace bien visible. Más visible todavía va a ser para cualquier espectador que conozca las geniales películas de Martín Rejtman (Rapado, Silvia Prieto, Los guantes mágicos, Copacabana, Dos Disparos), las muy inspiradas obras de la talentosa Ana Katz (El juego de la silla, Una novia errante, Los Marziano, Mi amiga del parque) o incluso Sábado, la divertidísima ópera prima de Juan Villegas. Y hay otras películas de otros realizadores que se podrían agregar a la lista. Porque, digámoslo de una vez, Cetáceos, la ópera prima de Florencia Percia, es absolutamente derivativa de todas estas películas. Y eso de bueno no tiene nada.

 

No es que Rejtman y Katz y Villegas sean la misma cosa ya que claramente no lo son. Pero sí comparten, en algunas de sus películas, un tono y una mirada, un sentido estético y un sentido del humor. Aunque, al mismo tiempo, cada uno de estos autores profundiza en su propio territorio, habla de cosas muy distintas, y tiene algo nuevo para decir en cada película. Cada uno de estos autores se juega al máximo por construir un mundo que antes no existía y por hacer que ese mundo sea creíble.

 

Cetáceos, en cambio, apenas emula las características estéticas de sus referentes, araña la superficie de sus temas y ahí se queda, su discurso intenta ser existencialista pero es liviano e intrascendente. Por momentos, todo es más de lo mismo pero diluido. Por otros momentos, hay atisbos de algo nuevo pero duran poco. Claro que está bien filmada, eso sin duda. Es una película prolija, con actuaciones afinadas, un medio tono cohesivo, está bien montada, bien iluminada y bien fotografiada. Es un buen trabajo en términos exclusivamente formales. Hasta lo mejor que tiene, que es la actuación de Elisa Carricajo, es de un registro tan estudiado como ensayado. Pero no deja de ser lo más singular, lo más personal, lo que sí tiene algo de identidad.

 

Es verdad, también, que Cetáceos no intenta ser exactamente como las obras a las que cita todo el tiempo. En todo caso, es una versión más apaciguada, menos jugada, más conciliadora. Aun aceptando eso, el resultado final es decepcionante porque sus referentes son lo que son, precisamente, por su calidad rupturista.  Cetáceos elige un camino en el que mezcla copia y moderación y eso no la lleva a buen destino. Aunque no encalle nunca, tampoco surca las aguas dejando rastros.

Cetáceos (Argentina, Italia, 2017). Puntaje: 5

 

Escrita y dirigida por Florencia Percia. Con Elisa Carricajo, Rafael Spregelburg, Susana Pampín, Esteban Bigliardi, Carla Crespo, Gabriela Ferrero, Claudia Cantero, Abian Vainstein, Horacio Marassi, Andrea Strenitz, Pablo Seijo, Pablo Dacal, Valeria Correa, Laura Paredes, Evan Leed. Fotografía: Lucio Bonelli. Música: Matteo Carbone. Montaje: Andrés Quaranta. Duración: 77 minutos.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

November 29, 2019

November 15, 2019

November 10, 2019

November 10, 2019

Please reload

Please reload

Presentado también en

 ¿Te gusta lo que lees? Dona ahora y ayúdame a seguir elaborando noticias y análisis. 

© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com