It, de Andy Muschietti

13/10/2017

Primero fue el libro. It se publicó en 1986 y rápidamente se convirtió en una de las novelas más vendidas de Stephen King. También es una de las más escalofriantes. Con unas 1400 páginas, It invita al lector a visitar el dulce pueblito de Derry, Maine, donde existe un ente que se aprovecha de los miedos más profundos de sus víctimas para atraparlas y asesinarlas. Mayormente, aparece bajo la forma de un payaso llamado Pennywise, porque así atrae fácilmente a los niños, sus presas favoritas. Pero el Mal también habita en los humanos: en los padres que hacen una rutina del abuso físico, verbal y sexual, en los violentos jóvenes homofóbicos que atacan a las parejas gays, en los estudiantes que se entretienen haciendo bullying, en los vecinos con vidas turbias… la lista es larga. Es que Derry es uno de tantos pueblos de esa Norteamérica siniestra de fachada luminosa que King siempre supo retratar tan bien.


En 1990 se hizo la adaptación para TV, una miniserie de 3 horas con un elenco bastante mediocre, una atmósfera no muy atemorizante y una narrativa poco imaginativa. Pero con un Pennywise muy, muy creepy, interpretado malévolamente por Tim Curry (la transexual de la legendaria The Rocky Horror Picture Show). Era tan o más oscuro que el de la novela. El único otro mérito es haber capturado bastante bien la atmósfera de viaje de iniciación y pérdida de la inocencia que aparece en las vidas del grupo de siete protagonistas (seis chicos y una chica) que forman el Losers Club. Son los típicos perdedores siempre rechazados por sus compañeros, pero que se contienen y forman una familia entre ellos. Fue justamente durante esa infancia no muy feliz cuando se enfrentaron por primera vez a Pennywise y a todo el horror que ese monstruo representa. 


Más adelante, ya siendo adultos, los conflictos pasan a ser otros: mientras algunos tienen vidas soñadas, otros viven verdaderas pesadillas; todos ya se han alejado y, aunque quizás no se den cuenta, se extrañan en silencio; y ninguno, pero ninguno se acuerda del payaso asesino, ni siquiera de vez en cuando. Es como si no hubiese existido. Eso es, claro está, hasta que nuevos asesinatos marcan el regreso de Pennywise a Derry y los viejos amigos se vuelven a juntar para derrotarlo una vez más Tal como lo habían prometido largo tiempo atrás. 

 

Porque la novela está narrada en dos períodos de tiempos que se intercalan: durante 1957-1958, cuando los protagonistas son niños, y durante 1984-1985, cuando son adultos. Mientras se observan sus vidas a través de idas y vueltas en el tiempo se va construyendo una historia llena de matices, con no poca tensión, una buena dosis de suspenso, y mucho, mucho miedo. Ver a los personajes de chicos y de grandes a medida que corre el tiempo significa entenderlos mejor y meterse en su piel, contrastar la poesía de la parte bella de la infancia con el distanciamiento de una adultez desangelada, reírse con ellos y también sufrir con ellos. Es ser testigo de un devenir espiralado que eventualmente lleva a estar frente al abismo más negro.

Precisamente, es esta estrategia narrativa la que hace que, en buena parte, It sea la gran novela que es. Y es justo esto lo que la adaptación cinematográfica de It, dirigida por el argentino Andy Muschietti (Mamá) elige no respetar (la televisiva sí lo había hecho). Con el fin de tener suficiente material como para hacer una segunda parte (¿o será una franchise?), esta película se presenta como un primer capítulo con una narrativa lineal que abarca algunos episodios solamente en el período de la infancia – que está vez está situada en los ’80, en vez de en los ‘50.   


Así, la nueva It pasa a ser más convencional, más superficial, menos atrapante. Es una película de género y de fórmula, una mezcla prolija y efectiva de Cuenta conmigo, Los goonies y Stranger Things. Sí, con todo el encanto y la melancolía de esa época, sin duda. De hecho, a veces hasta parece que fue hecha en los ’80. Cada tanto hay terror, pero de ominoso no tiene nada. Hay gore, pero muy poco. Hay escenas con climas que provocan escozor e inquietud, pero son pocas. Aunque es verdad que hay algunos planos, como el contrapicado de los nenes flotando en el aire, y algunos espacios, como las alcantarillas, que sí dan miedo. Algunos momentos de sustos también asustan. Pero todo es más bien tibión. 


Si bien está filmada con gran profesionalismo, le falta vuelo. Sí, tiene un guión sólido, pero que arriesga poco. También hay un elenco donde, de verdad, todos actúan muy bien. Eso hay que celebrarlo. Ah!, Pennywise, entre risueño y maléfico, esta vez está interpretado por Bill Skarsgård. Y tiene algo de un encanto oscuro. Pero aún así no deja de ser un payaso asesino más. Claro que con algunos efectos digitales que funcionan muy bien. Pero otros no. Ya se sabe que CGE mata creatividad. 


La sensación general es que esta versión de IT está suavizada y es desapasionada. Esa visceralidad y ese espanto tan propios de la novela están anestesiados. Quedó gran parte de la superficie, pero apenas se hurgó en el corazón de las tinieblas. No debe sorprender: es una gran producción de estudio, está orientada a un público masivo y el público masivo tiene límites muy claros a la hora ver el horror. Quiere que lo asusten, pero no tanto. 


Claramente, la movida fue más que exitosa: It está en camino a convertirse en la película de terror más taquillera de la historia. Incluso podría desplazar a El exorcista. Eso sí que da miedo. 

It (Eso) (It, Estados Unidos, 2017). Puntaje: 6.


Dirigida por Andy Muschietti. Escrita por Chase Palmer, Cary Fukunaga, Gary Dauberman, basado en la novela de Stephen King. Con Jaeden Lieberher, Sophia Lillis, Jeremy Ray Taylor, Finn Wolfhard, Chosen Jacobs, Jack Dylan Grazer, Wyatt Oleff, Bill Skarsgard, Nicholas Hamilton, Jackson Robert Scott. Fotografía: Chung-Hoon Chung. Música: Benjamin Wallfisch. Montaje: Jason Ballantine. Duración: 135 minutos.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

August 20, 2020

August 20, 2020

August 20, 2020

Please reload

Please reload

Presentado también en

 ¿Te gusta lo que lees? Dona ahora y ayúdame a seguir elaborando noticias y análisis. 

© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com