A 4 manos, de Osvaldo Tcherkaski

10/10/2017

 

Documentales sobre pintores hay varios, los hubo siempre y se van a seguir filmando. Lo que es no tan común, mejor dicho no es nada común, son los documentales sobre pintores que trabajan juntos pintando un mismo cuadro. Es que tampoco es común que los pintores se involucren en experiencias de esta naturaleza. Por eso, y por otras cosas más, el documental A 4 manos, dirigido por Osvaldo Tcherkaski, es una buena oportunidad para ser testigo de cómo cuatro grandes artistas plásticos argentinos experimentan sobre un lienzo, en pares.  


Por un lado, están “Yuyo” Noé y Eduardo Stupía, y por otro lado están Guillermo Roux y Carlos Alonso. Cada uno tiene su propia técnica y estilo, ninguno se parece al otro. Sin embargo, la naturalidad y espontaneidad que surgen al trabajar juntos transmiten la sensación de que lo vienen haciendo desde siempre. Hay un grado muy marcado de sincronicidad y sintonía que se hace visible, una y otra vez, en cada etapa del proyecto. Eso se percibe y se ve sin duda alguna.  


Entonces, a 4 manos se presenta como una acertada crónica intimista de las características un proceso artístico único a la vez que hábilmente explora aspectos de las vidas de estos cuatro grandes artistas. No es un documental biográfico, pero habla de sus vidas. No es un documental didáctico, pero muestra cómo se crean estas obras. No es un documental de observación, pero la cámara lo ve todo. Es, por así decirlo, un documental que toca varias aristas sin perder de vista el todo. 

Así, el espectador se va enterando y familiarizando con los protagonistas, quienes son entrevistados individualmente, pero también tienen muchas escenas en las que dialogan y desde ese diálogo se construye una dialéctica que los revela como los artistas vanguardistas que son. La conversación es calma, coloquial, amigable. Tcherkaski seguramente hizo las preguntas correctas para que estos artistas vayan al grano y no se pierdan en detalles innecesarios. Aunque sus preguntas no se escuchan, se nota que son grandes disparadores. 


Esos se ve, por ejemplo, en el montaje que selecciona lo que mejor habla de ellos y de sus miradas sobre sus obras y sobre el arte en general. Acá no importa lo anecdótico, sino lo esencial. Porque por más que el lenguaje sea llano, los conceptos que abordan son bien complejos. Y por más que las charlas sean informales, nada de lo que se dice es trivial.


También es un placer ver las pinturas tan de cerca. Reconocer las huellas de los distintos estilos, ver cómo esos estilos se amalgaman, ver cómo algo totalmente nuevo surge de una colaboración tan singular. Conocer a estos artistas es conocer una parte primordial de la historia de la pintura argentina. Es entender qué quieren contar y mostrar.  Es acercarse a un mundo desconocido para muchos. 


Tcherkaski, en tanto director, entendió algo importante: los protagonistas son los artistas y no la forma fílmica del documental. Quizás por eso eligió un modo de representación bastante convencional. Lo que tiene sus ventajas y sus problemas. Poder ver las obras y no las huellas del director es más que deseable. Pero también es verdad que con una forma fílmica más creativa, el director podría haber hurgado mejor en un universo tan rico. Un punto intermedio entre la invisibilidad de la forma y su omnipresencia hubiese sido un gran punto a favor. Sea como fuere, tal como está, A 4 manos es digno de verse.

 

Funciones los viernes 13, 20 y 27 de octubre a las 19 hs en la Asociación Amigos del Museo Nacional de Bellas Artes

 

 A 4 manos (Argentina, 2017) Puntaje: 6


Dirigida por Osvaldo Tcherkaski. Escrita por Osvaldo Tcherkaski, Gerardo Pranteda. Fotografía: Alejandro Hartmann, Juan Pablo Lattanzi, Alejandra Martin. Montaje: Martín Senderowicz, Federico Zambrano, Maxi Gramajo. Duración: 60 minutos.


  

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

August 20, 2020

August 20, 2020

August 20, 2020

Please reload

Please reload

Presentado también en

 ¿Te gusta lo que lees? Dona ahora y ayúdame a seguir elaborando noticias y análisis. 

© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com