El Bosco - El jardín de los sueños, de Jesús López-Linares

11/9/2017

Producido en ocasión de la conmemoración del Quinto Centenario de la muerte de El Bosco y de la exposición “El Bosco. La exposición del Quinto Centenario”, realizada del 31 mayo al 11 septiembre del 2016 en el Museo Nacional del Prado, el documental El Bosco, El jardín de los sueños, dirigido por el español Jesús López-Linares (Asaltar los cielos, Retrato de Carlos Saura, El sol del membrillo, Buñuel y la mesa del Rey Salomón) es, al mismo tiempo, un documento histórico, una clase no convencional de pintura, y una experiencia estética.

 

No es un documental vanguardista o innovador en su forma fílmica, pero sí es una obra muy lograda y que cumple con los objetivos que se propone. Su objeto de estudio es nada más y nada menos que el famoso cuadro El jardín de las delicias, de El Bosco, una obra que jamás envejece y que despierta la admiración tanto de académicos como de neófitos. Para dar cuenta de muchas de sus facetas y brindar una mirada colectiva y singular a la vez, Jesús López-Linares reúne a un diverso grupo compuesto por historiadores, historiadores del arte, escritores, artistas, directores de orquestas, directores de museos, bibliotecólogos, un cantante, un compositor, un catedrático, un dibujantes de comics, un filósofo, una soprano, un dramaturgo,  y un músico (entre otros).

Todos ellos dan sus testimonios sobre la obras y ya desde el vamos se hace evidente que hay voluntad didáctica. El objetivo, que se cumple con creces, es el informar y hacer reflexionar a los espectadores sobre la naturaleza del cuadro, su técnica y sentido en el mundo de la pintura, y por supuesto también sus posibles significados. Pero lo interesante es que, a diferencia de tantos otros documentales que tocan las mismas cuerdas, El Bosco – El jardín de los sueños privilegia las impresiones subjetivas y las asociaciones más personales de los entrevistados. En este sentido, no es una clase académica de arte ni un conjunto de datos históricos. Es, más bien, una invitación a descubrir la obra según lo que cada uno ve y siente a partir de la misma. No hay interpretaciones inequívocas, sino miradas complementarias sobre un mismo objeto.

 

Lo más interesante, lo que hace que este documental sea singular, es que el espectador es estimulado a participar de la experiencia, tanto a través de una muy cuidada fotografía y un montaje muy bien articulado como a través de los comentarios de los entrevistados. Así,  se hace posible plantarse muy cerca de la obra, conmoverse, sentirla viva. Por momentos es como si no existiese una distancia entre el espectador y la obra. Y es en esos momentos cuando la experiencia estética alcanza sus puntos más altos. Por otro lado también es cierto que hay zonas de la película donde se pierde un poco un ritmo, quizás haya cierta redundancia en los testimonios, y los comentarios más suspicaces no están muy presentes.

 

Sin embargo, aún con sus falencias, El Bosco – El jardín de los sueños es una película para no dejar pasar. Y no se necesita ser amante de la pintura o ser un experto para apreciarla. Porque es un documental inclusivo y no elitista, y porque busca (y consigue) llegar a todo tipo de espectadores de un modo tan afectivo como ilustrativo.  

El Bosco - El jardín de los sueños (España, Francia, 2016). Puntaje: 8

 

Dirigido por José Luis López-Linares. Escrito por Cristina Otero. Montaje: Pablo Blanco Guzmán. Fotografía: José Luis López-Linares. Duración: 85 minutos.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

August 20, 2020

August 20, 2020

August 20, 2020

Please reload

Please reload

Presentado también en

 ¿Te gusta lo que lees? Dona ahora y ayúdame a seguir elaborando noticias y análisis. 

© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com