Los ganadores, de Néstor Frenkel

13/6/2017

“Hace algunos años hice un documental que contaba la historia de un hombre que coleccionaba muchísimas cosas. Pero lo que más me llamó la atención era que también coleccionaba premios. Buscando en Internet fui descubriendo que a lo largo de todo el país había un mundo de premios, premiaciones, premiadores y premiados, de los que no tenía noticias”, dice el documentalista argentino Néstor Frenkel (Construcción de una ciudad, El amateur, El gran simulador) acerca de su nueva película, Los ganadores, exhibida en el cine Gaumont, y en el Malba los sábados a las 22 h.

 
Este universo de premios, premiadores y premiados del que Frenkel no tenía idea – y que no muchos fuera de ese círculo deben conocer – es tan singular como surreal. Porque los ganadores de estos premios se conocen entre sí y también acostumbran a ganar varios galardones. Y lo que Frenkel hace es un retrato bastante detallado, lleno de notas de color, de este grupo de personas que hacen de dar y recibir premios una actividad vitalicia.


No mucho después del inicio del documental hay algo que queda muy claro: acá hay material digno de las mejores comedias – desde el absurdo hasta lo ridículo, e incluso hay, ocasionalmente, algo de patetismo. Si Frenkel se burla o no de sus personajes, si se ríe con ellos o de ellos, no es importante porque, en esencia, no modifica eso que muestra. Es difícil pensar que la realidad en sí misma sea muy diferente a cómo se ve acá. Claro que un documentalista tiene una mirada y esa mirada puede ser determinante en la representación. Pero, en este caso en particular, el registro en sí mismo es más que elocuente.


En todo caso, lo importante es lo que pasa al espectador. Algunos se reirán y mucho, otros quedarán maravillados y algunos otros sentirán que estos personajes son entrañables. Cualquiera de todas reacciones es legítima ya que el relato las habilita a todas por igual. Y ésa es una decisión que abre la posibilidad de construir sentidos de un modo más libre.

 

Frenkel comienza dando un buen panorama al ir mostrando a varias personas que, en distintos lugares del interior, tienen programas de radio y de televisión con una producción muy precaria y de dudosa calidad artística. Son bienintencionados, sin duda, pero de ahí a que sean buenos programas hay un abismo. De todos modos queda claro que son actividades hechas por amor al arte y eso de por sí es valioso. Hasta cierto punto este escenario puede ser conmovedor. También muy gracioso. Y hasta encantador en su vulgaridad. 


La segunda mitad del documental explora los Premios Estampas de Buenos Aires (dicho sea de paso, tienen un diseño tan pero tan feo que merecen un premio solo por eso), nada más y nada menos que 240 galardones que se entregan en una ceremonia de 8 horas en un gran salón de Devoto, con sándwiches, masitas y gaseosas en mesas con platos, vasos y manteles de plástico de colores diversos. 

 

Lo que es increíble pero real es que los premios no “se ganan”, sino que el que se postula para ser nominado tiene que pagar una especie de arancel a cambio del premio – o los premios – que luego recibirán. Todos ponen y todos "ganan". Claro que es un sinsentido. Pero nadie dijo que acá prime la lógica del gran mundo del espectáculo. Esto es otra cosa. Es, a veces, casi una parodia involuntaria. Porque en realidad son premios sin un sustento real. Porque los programas en sí mismos nunca serían premiables por otras entidades.  .


Hay un par de problemas en Los ganadores y tienen que ver con el montaje y con cierta digresión narrativa. En ocasiones se ve más de lo mismo y la premisa se vuelve reiterativa. Como todos los casos son muy parecidos, quizás lo mejor hubiera sido suprimir algunas escenas y acortar ligeramente el relato. Por otra parte, hay instancias en las que la historia deambula de un lado a otro y así pierde el foco. 

 

De todos modos, tal como está, el nuevo documental de Frenkel cumple con las expectativas que genera, explota casi todo su potencial y tiene momentos memorables. Aparte, revela una realidad que hasta ahora ningún otro documentalista había abordado. No es poco. 


Los ganadores (Argentina, 2016). Puntaje: 7


Escrita y dirigida por Néstor Frenkel. Fotografía: Diego Poleri. Música: Gonzalo Córdoba. Montaje: Néstor Frenkel. Sonido: Fernando Vega, Hernán Gerard. Duración: 78 minutos. 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

November 15, 2019

November 10, 2019

November 10, 2019

Please reload

Please reload

Presentado también en

 ¿Te gusta lo que lees? Dona ahora y ayúdame a seguir elaborando noticias y análisis. 

© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com