Fin de semana, de Moroco Colman

5/5/2017

 

Fin de semana, la ópera prima de Morocco Colman que pertenece al llamado Nuevo Cine Cordobés, tuvo su estreno mundial en el Festival de San Sebastián, fue parte de la Competencia Argentina en el BAFICI, y ahora tiene su estreno comercial. Si bien puede no satisfacer todas las expectativas que genera en su primera media hora, sí tiene aciertos notorios y un interesante modo de pensar la dramaturgia. Definitivamente, no es más de lo mismo.

 

Para empezar, es una película enigmática. Ni bien comienza, Carla (María Ucedo), una mujer de unos 40 y pico de años, llega a una casa en algún lugar de Córdoba para acompañar a Martina (Sofía Lanaro) durante algunos días de duelo por la muerte de un hombre que no conocemos. Tampoco sabemos si son madre e hija o incluso hermanas. Pero sí es obvio que hay algún importante conflicto de fondo del que no se habla. Por eso seguramente el trato distante, la aprensión y cierto maltrato en el vinculo. Hay también una amiga de las dos (Eva Bianco) que parece saber qué pasa o qué pasó, pero tampoco habla de eso.

 

A su vez, Martina tiene una relación fundamentalmente carnal con Diego (Lisandro Rodríguez), donde el protagonista por excelencia es el sexo fuerte (moretones incluidos). Parecería que Martina quiere algo más mientras que Diego no necesita nada que se le parezca al amor. Eventualmente, Carla se entera de esta relación y cree que es dañina para Martina. Se entromete, y como era de esperar, no queda bien parada. De ahí en más es Carla la que va a empezar a descubrir cosas de ella misma que ni conocía.     

 

Ya de por sí la manera de mostrar las escenas de sexo es un punto a favor. Son viscerales, fuertes sin ser gratuitas, y un tanto explícitas. Son, en definitiva, creíbles. Y son muy creíbles también todas las actuaciones, en especial las de Sofía Lanaro y María Ucedo. No es fácil construir personajes cuyos conflictos esenciales permanecen en la sombra y que juegan con lo que no se dice. Lanaro y Ucedo hacen que siempre se sienta que hay algo ominoso escondido sin mostrarlo y ningún espectador se puede sentir ajeno aún con todo este misterio.

 

Por otro lado, esta estructura donde apenas se ve la punta del iceberg no siempre es efectiva. Porque a medida que avanza la historia algo más debería aparecer (aunque no fuese una explicación) para darle más sustancia al conflicto. Tarde o temprano la dramaturgia empieza a comerse su propia cola y el enigma se diluye un poco. Tampoco ayuda que algunas situaciones estén un poco forzadas o afectadas.

 

Formalmente, Fin de semana está dividida en tres partes, en tres formatos distintos y con tres directores de fotografía. Primero Gustavo Biazzi (1.33:1), después Fernando Lockett (2.35:1) y finalmente Pablo González Galetto (1.85:1).  Hay distintos criterios en cuanto a la cámara (en mano, fija, con ligeros movimientos) que, en gran medida, corresponden a los distintos segmentos. Puede ser que haya algo arbitrario en estas elecciones, pero aún así son atractivas. También se las puede pensar como una muestra de libertad estética y eso, hoy por hoy, es más que bienvenido.

 

Fin de semana (Argentina, 2016). Puntaje: 7

 

Dirigida por Moroco Colman. Escrita por Moroco Colman, Andrea Gigena, Sofía Castell. Con María Ucedo, Sofía Lanaro, Lisandro Rodríguez, Eva Bianco, Jean Pierre Noher. Fotografía: Gustavo Biazzi, Fernando Lockett, Pablo González Galetto. Música: Juan Sorrentino. Montaje: Rosario Suárez. Duración: 74 minutos. 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

March 29, 2020

February 25, 2020

February 22, 2020

Please reload

Please reload

Presentado también en

 ¿Te gusta lo que lees? Dona ahora y ayúdame a seguir elaborando noticias y análisis. 

© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com