Entrevista Raúl Perrone: "Cínicos es una fábula que transcurre en un país imaginario y abandonado"

30/4/2017

 

Una vez más, Raúl Perrone presenta una nueva película en el BAFICI, esta vez en la sección Noches Especiales. Y una vez más también, y como era de esperar, el Perro da un paso firme y se reinventa a sí mismo. Cínicos es el nombre de la película que, a diferencia de muchas obras del cine argentino contemporáneo, no se parece a nada que se haya hecho antes.

 

 ¿Cómo llegás a esta nueva película?

 

Después de terminar Cumparsita ya quería ponerle fin a esa etapa de experimentación con películas silentes y  me vi en la encrucijada de elegir hacia dónde ir. Entonces empecé a leer sobre los cínicos, comencé a investigar y me enteré de que a los cínicos les decían perros y creí que quizás ahí había una señal.

 

¿Tenías pensado dónde filmarla?

 

Tenía muchas ganas de volver a la fábrica  en la que había trabajado con Favula ya que había muchas cosas que no había utilizado. Entonces imaginé algo así como una aldea y sus habitantes. Sabía también que quería volver a la palabra, pero no a la palabra de la manera realista en la que lo hice siempre, o a la etapa experimental en la que hablaban al revés con un nuevo lenguaje.

 

¿Y cómo serían esos cínicos?

 

Lo que pasó es que pensé: ¿qué pasaría si pongo a estos tipos ahí, todos sucios, como animales, y hago que reciten textos de, por ejemplo, Shakespeare, Marlowe, Rimbaud, Pasolini? Y así lo hice, con mucho entusiasmo y con mucha convicción, porque sabía que me metía en algo que requería mucho esfuerzo.

 

¿De qué se trata Cínicos?

 

Yo no digo mucho de qué se tratan mis películas, soy de pocas palabras en eso. Brevemente, digamos que es una fábula  que transcurre en un país imaginario en una determinada época, que tampoco sé si es la real, donde hay un poeta cínico y el pueblo se nutre de su palabra y sus poemas. Él se enamora de una mujer mucho más joven, una especie de Magdalena, y deja de escribir y de hablar y el pueblo se le vuelve en contra.

 

 

Hablemos de la escritura del guión.  Esta vez no lo hiciste solo.

 

No, lo hice con un alumno que se llama Damián Zeballos y que es profesor de Historia. Entre los dos elegimos los textos de que íbamos a intervenir ya que no pusimos los textos realmente completos. Algunos están tocados y agregados, así como ya había intervenido la música de todas mis películas de P3ND3JO5a esta parte, por ejemplo las óperas y canciones de pop, canciones de los Rolling Stone, de Led Zeppelin.... De hecho, Hierba termina con A mi manera, en la versión de Syd Vicious y tocada por músicos de P3ND3JO5.

 

 

¿Ensayaban los textos todos juntos?

 

No, no había ensayos y nadie conocía los textos del otro. En vez de eso yo les enviaba los textos semana a semana para que los estudiaran, pero no sabían con quien iban a tener que interactuar. Recién ahí se juntaban y yo les decía con quien tenían que hacer las escenas.

 

¿Por qué?

 

Porque a mí no me gusta trabajar con guiones y tampoco me gusta ensayar, la verdad es que me aburre profundamente. Y porque sigo creyendo que lo mejor y lo más sano sigue siendo la improvisación. Ellos no podían cambiar una palabra del guión, pero sí tenían total libertad para moverse como quisieran, como si trazaran su propia coreografía. 

 

¿Cómo decidiste convocar a Roly Serrano?

 

Ya estaba terminando la película, pero no la terminaba. Es que  cuando a uno le empieza a gustar algo después no lo quiere terminar. Es como el amor ¿no? Uno quiere que no se termine nunca. Y había pensado en tener un personaje que fuera una contrafigura para Íbico y no sé por qué se me vino a la cabeza la cara de Roly Serrano. Lo contacté, le mandé todo su texto diciéndole de qué manera tenía que hablar y le gustó. Le expliqué que no había ensayos y acepto. Vino e hicimos todo en una mañana.  

 

 ¿Y a Paula Robles?

 

A Paula le gustan mis películas y estaba interesada en las cosas que yo hacía. Un día empezamos a hablar a través de Facebook y yo estaba con este proyecto. Le pedí que se pusiera algo en la cabeza y me mandara una foto. Y la vi como un personaje de Pasolini, como una Magdalena. Y pensé que podía ser un buen desafío, ¿no? Tratar de romper los prejuicios porque yo sé que la llamo para hacer otra cosa. Es decir, no la llamo para que venga a bailar y desfile hermosa. En cambio le pido que se embarre, que se ensucie, y después sí hacer una coreografía, pero que tenga que ver con otra cosa.  

 

Entre otras cosas, hay un cambio de formato ya que estás trabajando en 16:9.

 

Sí, así como experimenté con el color y el blanco y en negro en mis últimas películas, esta vez quería volver al 16:9 y también elegir cámara en mano, que es algo muy raro en mi filmografía porque casi siempre utilizo muchos planos fijos. Yo hice la cámara porque los movimientos eran muy complicados y explicarle todo a un cameraman también puede ser un problema. Aparte hay sonido directo y muchos diálogos y eso también es complicado. Quería estar muy cerca de los personajes y hacer planos muy largos, con mucho recorrido en ese gran espacio que es la fábrica, que en realidad es un pueblo futurista y abandonado. 

 

A todo esto, ahora estás haciendo otras dos películas.

 

Expiación y Cosini. Expiación transcurre unos días antes y unos días después del 24 de marzo de 1976, cuando en una casa se reúnen cuatro personas que nunca sabemos si se conocen o no. Un padre y su hija adolescente (sin su mujer, que fue secuestrada), un poeta, y una monja que acaba de dejar los hábitos. Arriba de la casa hay una especie de galpón (la fábrica de Cínicos y Favula) que está totalmente inundado hasta las rodillas. Y ahí se juntan para contar sus cosas y van tomando ese lugar.

 

¿Y Cosini?

 

Se trata de un príncipe en un país imaginario, no sabemos qué país es pero yo lo llamé Murnau, que aparentemente está enamorado de un amigo que vuelve después de recorrer el mundo, mientras que hay una cortesana que está muy enamorada de él. Es un retrato de unos días en la cotidianeidad de este príncipe. Y trabaja Mosquito Sancineto. Está inspirado muy libremente en cuentos muy cortos de Honoré De Balzac.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

November 15, 2019

November 10, 2019

November 10, 2019

Please reload

Please reload

Presentado también en

 ¿Te gusta lo que lees? Dona ahora y ayúdame a seguir elaborando noticias y análisis. 

© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com