Polina, danser sa vie, de Angelin Prelocaj y Valerie Muller

4/4/2017

 

Polina, danser sa vie es, en primer lugar, una adaptación de la novela gráfica de Bastien Vive acerca de una joven bailarina rusa que decide irse a vivir a Francia para alcanzar sus sueños. En segundo lugar, es la ópera prima del renombrado coreógrafo Angelin Prelocaj, en co-dirección con su esposa, Valerie Muller, también guionista del film. Y aunque tenga numerosos números musicales, no es un musical, ni mucho menos. Es, más bien, una historia bastante convencional acerca de una bailarina que busca triunfar en un mundo arduo y muchas veces indiferente. 


Veronika Zhovnytska interpreta a Polina de niña, cuando se prepara para entrar al prestigioso Bolshoi Ballet, una hazaña que enorgullece a sus padres, una pareja de trabajadores en una precaria situación económica. Pero cuando Polina crece y llega a la adolescencia, y es interpretada por Anastasia Shevtsova, sus objetivos ya no son los mismos. Porque se enamora de la danza moderna y también de Adrien (Niels Schneider), un joven y apuesto bailarín francés con quien se va a vivir a Francia. Ambos dan una audición con Liria Elsaj (Juliette Binoche), respetadísima gurú de la danza moderna, y así comienza un arduo entrenamiento diario en su compañía. Luego vendrán un desengaño amoroso, un viaje a Bélgica, la búsqueda de un trabajo, la dificultad para encontrar un lugar en el mundo.

 

Sin duda, lo mejor de Polina, danser sa vie son sus números musicales. Por dos motivos fundamentales: a) Porque están ejecutados magistralmente con la delicadeza, el refinamiento, y la gracia que solo un talentosísimo coreógrafo con grandes bailarines pueden lograr. b) Porque son capturados y expresados a través de una cámara siempre atenta que no deja pasar ningún detalle, a veces en tiempo real y otras veces apelando a un montaje tan limpio como invisible. No se necesita ser un admirador de la danza, moderna o no, para disfrutar de la obra de estos artistas consumados. 


Por otra parte, la historia de Polina en sí misma no tiene suficiente peso dramático ni está desarrollada en profundidad. Hay apuntes varios y bien conocidos sobre el difícil camino que un artista debe recorrer para alcanzar sus sueños, no hay mayores sorpresas en ese camino, y la mayoría de los personajes son apenas prolijos bosquejos. Juliette Binoche le da cierto espesor a su personaje, pero el guión no lo brinda mucha tela para cortar.


Como punto a favor, la muy cuidada fotografía crea las atmósferas y climas adecuados para los distintos momentos del relato, no es preciosista ni innecesariamente llamativa, y por momentos construye cierta poética propia. Algo de todo ese mundo no solo se ve, sino que también se siente. 


 Polina, danser sa vie (Francia/2016). Puntaje: 6


Dirigida por Angelin Preljocaj y Valérie Müller. Escrita por Valerie Müller, basado en la novela gráfica de Bastien Vivés. Con Juliette Binoche, Niels Schneider, Miglen Mirtchev, Aleksey Guskov, Marie Kovacs, Nastya Shevtzoda. Fotografía: Georges Lechaptois. Montaje: Fabrice Rouaud, Guillaume Saignol. Música: 79D. Duración: 108 minutos.  
 

Tags:

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

November 15, 2019

November 10, 2019

November 10, 2019

Please reload

Please reload

Presentado también en

 ¿Te gusta lo que lees? Dona ahora y ayúdame a seguir elaborando noticias y análisis. 

© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com