Mi último fracaso, de Cecilia Kang

13/1/2017

 

 

“Socialmente me considero argentina, mis amigos o mi pareja dicen que soy una porteña de pura cepa. Sin embargo, entro al hogar familiar y soy una hija coreana. Esa dualidad vivirá siempre en mí. Por más que quiera cambiar ese destino, pensado a veces como rico y exótico, otras como un rumbo complejo y descarriado, es algo de lo que no podré huir nunca”, dice la realizadora coreano-argentina Cecilia Kang en relación a su ópera prima, el documental Mi último fracaso, actualmente en cartelera en el Malba los sábados a las 20h.

 

Hace un par de años, Kang realizó el atractivo cortometraje Videojuegos, dentro de Historias Breves 9,  que fue invitado a unos treinta festivales internacionales y luego estrenado comercialmente en Argentina. En Mi último fracaso, que tuvo su estreno en el BAFICI 2016, Kang emprende un viaje a Corea junto a la profesora de arte de su infancia en aras de indagar sobre su propia identidad. Al mismo tiempo, hay otra historia: la de Catalina, la hermana de la realizadora que superó un cáncer muy delicado y de ahí en más empezó a construir una vida mucho más libre. Hay, también, una exploración de las relaciones amorosas de tres mujeres de la colectividad coreana en Argentina, todas muy queridas amigas de Kang.

 

Como muchos documentales familiares en primera persona, Mi último fracaso tiene aciertos insoslayables como así también desaciertos obvios. Es que gracias a su naturaleza observacional este tipo de documentales puede capturar momentos muy reveladores y aparentemente pequeños que, de hecho, hablan de todo un universo a descubrir. Pero también puede incluir otros momentos que, en realidad, tienen un valor más bien afectivo y personal para el realizador, pero que no se traducen necesariamente en méritos cinematográficos.

 

En ese sentido, Mi último fracaso no es una excepción. Por un lado, el espectador se convierte en un testigo privilegiado de cándidas e informales conversaciones entre amigas sobre las relaciones sentimentales. Por ejemplo, el estar en pareja o casarse con un argentino, en vez de con un coreano, y la aceptación o no por parte de las familias. También aparece la dificultad de habitar dos mundos y las contradicciones que resultan de esta dualidad, tanto para el afuera como para una percepción más interna. En el caso de Catalina, el relato del cáncer tiene aristas que hablan de la fortaleza y resistencia de una mujer que se acercó al vacío, pero se mantuvo en pie, sin desplomarse nunca.

 

Gracias a una puesta escena transparente y una cámara muy disimulada, observar a estas mujeres hablar de sus experiencias es como estar sentado junto a ellas, compartiendo el tiempo que pasa. Esta cercanía e inmediatez le dan a la película una verdadera emotividad que se enlaza a la perfección con la mirada humanista de Kang. Porque al fin y al cabo, los vínculos adquieren sentido cuando se examinan desde el afecto ya que el intelecto siempre genera una distancia poco feliz. 

 

Por otro lado, el montaje no es muy preciso y unas cuantas veces genera cierto desorden entre las dos historias principales. Hay, también, cierta dificultad para profundizar en algunos temas esenciales, y por eso ocasionalmente el abordaje es un poco superficial. Algunas zonas de la narración son casi completamente anecdóticas y de interés para la realizadora como parte de su búsqueda, pero no van más allá de eso.

 

Ahora bien, los aspectos que sí funcionan hacen que Mi último fracaso consiga una buena parte de lo que se propone: investigar y reflexionar sobre las distintas caras de identidades ancladas en mundos muy disímiles. 

 

Mi último fracaso (Argentina, 2016) Puntaje: 6

 

Dirigida por Cecilia Kang. Escrita por Cecilia Kang y Virginia Roffo. Con Ran Kim, Catalina Kang y Cecilia Kang. Fotografía: Diego Saguí. Montaje: Sebastián Agulló. Sonido: Francisco Pedemonte. Producida por Cecilia Kang y Virginia Roffo. Duración: 63 minutos.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

November 29, 2019

November 15, 2019

November 10, 2019

November 10, 2019

Please reload

Please reload

Presentado también en

 ¿Te gusta lo que lees? Dona ahora y ayúdame a seguir elaborando noticias y análisis. 

© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com